EL DISCURSO Y LA EXPRESIÓN DEL TÍTERE ES REAL EN EL LENGUAJE VISUAL HUMANO

Hacer un títere es no tener límites creativos, todo se aprovecha las dudas en su fabricación se encuentran ausentes porque cualquier pequeña cosa le sirve; ya sea papel, plástico, madera, cerámica, botones, tela, pintura, entre otra materia que vive en el titiritero o titiritera.

6226607199_9c63a173e1_o

Existe un movimiento corporal único de las manos, puede ser una voluntad del corazón que no todos se dediquen al ejercicio del trabajo “titeral”; siendo su voz, alma, cuerpo y expresión en la función que desarrolla un contexto teatral con un mensaje final al descubierto por el espectador. En este sentido se centra la investigación, el auténtico logro de la comunicación por medio del texto teatral y la expresión creativa del ser humano para crear movimiento en el títere. Un lenguaje visual para las personas que observan la función.

El títere nace con el hombre primitivo, cuando ve su sombra reflejada en las paredes de las cuevas como nos da a conocer el griego Platón. El movimiento de la sombra crea la necesidad de realizar figuras, este ejemplo es representado en el teatro de sombras.

Desde el primer títere hecho con piel de animal, al títere actual, el corpóreo; han pasado treinta mil años, muchas culturas vivieron su desarrollo y expansión. Muchas evidencias existieron, por ejemplo; en el libro de Freddy Artiles ‘Títeres: historia, teoría y tradición’ se descubren figuras de madera articuladas por hilos en las tumbas Egipcias de 2000 años a.C. asimismo existen evidencias del ‘monito de Harropa’ y un toro con el cuello articulado de 2500 años a.C. El títere más antiguo de China (206 a.C), encontrado en la tumba de la dinastía Han del Oeste en Shandong de 1.93 metros de altura. Esto puede imaginarse a lo que representa el tamaño de hoy, seres humanos en sancos preparados para animar las fiestas.

El Perú de 1693, se dio un espectáculo de títeres a cargo de la española titiritera, Leonor de Godomar además el titiritero cuzqueño, José Gabriel Velasco sostiene que habrían existido títeres incas, un pueblo ya contaba con ellos y se llamarían Anaracos. Por ahora la historia de los títeres en el Perú queda sustentada, en el Fragmento de Martin Molina “El teatro de títeres en el Perú de hoy”, bajo la invasión española. La información de la llegada de los títeres es muy escasa por no quedar en la tradición popular peruana es así como algunos titiriteros representativos: Ño Valdivieso, en el siglo XVIII hizo su lugar de trabajo producto de su entrega por los títeres y murió en la pobreza y olvido, Amadeo de la Torre, en el siglo XX llevo su talento por todo el país para pasar sus días alcohólico en un hospital psiquiátrico. Son algunos ejemplos de cómo la esencia del títere en el Perú deja su línea evolutiva. Es por ello que la presente investigación se desea lograr a partir de la observación de la expresión del títere en escena, el significado que demuestra simbólicamente su valor universal pluridisciplinario para invadir el área de la cultura popular para todos los peruanos. Pasar de un humanismo erudito, privado, a un humanismo didáctico que tome en cuenta las aspiraciones de un nuevo estrato socio cultural.

Crear, es un elemento que requiere ser aprendiz todo el tiempo, así, al momento de utilizar este lenguaje visual servirá para reforzar en materia didáctica la creatividad social trayendo novedades futuras.